INJERTOS ÓSEOS REGENERACIÓN TISULAR GUIADA

INJERTOS ÓSEOS_ REGENERACIÓN TISULAR GUIADA

La pérdida de tejido de soporte dental particularmente del hueso, es el problema más importante que encontramos como consecuencia de la enfermedad periodontal, en pacientes de todas las edades, que nos impide con frecuencia ofrecer una restauración dental exitosa.

El propósito de un tratamiento dental es ofrecerle al paciente, el restablecimiento de la forma, estructura y funcionamiento de los tejidos perdidos. El ideal de todo cirujano dentista es regenerar el mismo tejido perdido, poder contar con una estructura ósea nueva, saludable, con las mismas características del tejido original, para tener una base dónde colocar implantes de soporte y rehabilitar una nueva dentadura con estabilidad funcional para las piezas dentales.

El lograr la regeneración del tejido óseo nuevo en el hueso maxilar y/o mandibular es y ha sido una necesidad básica para nosotros los cirujanos dentistas y si hasta hace poco esto era impensable, ahora es posible gracias a la biología molecular y la bioquímica, que han revolucionado la ingeniería de tejidos.

En la actualidad existen varias formas de lograr esta regeneración, pero en esta ocasión, me referiré solamente a la que está basada en la regeneración del tejido óseo utilizando proteínas morfogenéticas de hueso que ahora están disponibles gracias a las novedosas técnicas de biotecnología.

El procedimiento al que me refiero, se basa en la aplicación directa de Proteínas Morfogenéticas en combinación con otros materiales, sobre el área donde se intenta regenerar el hueso, las cuales estimulan el crecimiento natural de material óseohasta lograr la altura y consistencia deseada, para utilizarlo como soporte.

Usted puede beneficiarse de esta nueva tecnología, si en sus encías no tiene suficiente hueso para recibir implantes dentales o por la misma razón ha perdido el reborde que le impide el asentamiento regular de sus prótesis dentales. Venga a consulta para una valoración.

Los injertos no son necesarios para todos los implantes, pero es muy frecuente necesitarlos en el maxilar superior (dientes superiores).
Si tienen éxito, las técnicas de aumento puede hacer posible la colocación de implantes en pacientes que no serían considerados inicialmente candidatos, por falta de hueso suficiente. Las tasas de éxito de los implantes colocados en hueso reconstruido con injertos óseos superan el 90%.

INJERTOS ÓSEOS

Los implantes dentales de titanio han revolucionado la rehabilitación de los pacientes con pérdidas dentarias. Pero, para poder colocar los implantes, es necesario que exista una cantidad y calidad ósea suficiente.
Los pacientes que no cuentan con las condiciones óseas mínimas, también pueden ser rehabilitados combinando la reconstrucción ósea con injertos, y el reemplazo de los dientes perdidos mediante implantes. Los injertos óseos obtenidos del paciente son el material de elección para la reconstrucción del hueso perdido. La mayor parte de las veces, se puede realizar la reconstrucción tomando con anestesia local una pequeña cantidad de hueso de otra parte de la boca, y colocándola después en la zona donde se necesita para el implante.
La pérdida ósea varía de unos pacientes a otros, y de unas zonas de la boca a otras. En algunos pacientes, hay una pérdida severa de hueso y de tejidos blandos de la encía, que comprometen el resultado final del tratamiento.
En estos pacientes, debe realizarse una técnica de aumento del tejido previamente o simultáneamente a la colocación del implante. El área donde se colocará el implante se aumenta con un injerto de hueso y/o un injerto de tejido blando (injerto conectivo). Esto es necesario para intentar conseguir un resultado estético mejor o dar una mejor posibilidad de éxito al implante.